miércoles, 24 de junio de 2015

Esa sensación de..¿hacia dónde voy ahora?

No quería hablar de suspender la oposición, o por lo menos no tan pronto, pero ayer suspendió el examen una muy buena amiga mía y por eso me gustaría decirle a ella en especial y al resto de los que hayáis pasado por esto que NO ES EL FIN DEL MUNDO.
Sé que ahora no me creeréis y que las únicas ideas que os ronda la cabeza son : -¿Y ahora qué hago?      - Después de todo el esfuerzo...  - pero si yo solo sé estudiar...
Todas estas ideas aniquiladoras fueron las que me vinieron a despertar a la mañana siguiente del examen, no dejando ni que me diera cuenta de que era la primera en mucho tiempo que me despertaba sin tener que recluirme nuevamente en el cuarto de estudio.
Una frase que he escuchado muchas veces desde que me plantee opositar es la de que EN OCASIONES APROBAR ES CUESTIÓN DE SUERTE y es así, lo más injusto es que la suerte juega un papel fundamental en la oposición: el número de sorteo que te toca, tu estado de salud los días antes del examen, los temas que sacas...
Si habéis visto la película de Woody Allen, Match point, sabréis de lo que hablo, que la pelota toque la red y caiga en el propio campo o en el del oponente es pura cuestión de suerte, golpeada con la raqueta, el destino de la pelota ya no depende de nosotros.
A la mañana siguiente del examen, me desperté muy pronto, me duché, me arreglé y me quedé sentada sobre la cama de la habitación de hotel sin saber qué hacer. Recuerdo  que me quedé mirando las sábanas totalmente blancas y arrugadas, y empecé a cantarme nuevamente los temas que me habían tocado el día anterior. Hice un esfuerzo por parar, sabía que en cualquier momento entraría en escena mi querida amiga depresión y me diría cosas como: tienes tantos años y no has trabajado en tu vida, ayer lo hiciste fatal, tantos años tirados por la borda para nada, yo me metería en la cama y no volvería a salir.
En mi caso decidí hacer ruido, y lo tuve que hacer durante muchos meses para evitar que mis pensamientos se convirtieran en mi peor enemigo. Cuando hablo de ruido me refiero a movimiento, estar ocupada, obligarme a hacer cosas que aunque me moría de ganas de hacer tenía la sensación de que no me merecía. ¿No me las merecía? Después de años de encierro, de renunciar a todo, de no saber lo que es un fin de semana, todavía tenía la desfachatez de decirme a mí misma que no me merecía tener un día a día normal por no haber aprobado.
Sí señores, tenemos la gran virtud de convertirnos a veces en nuestro peor enemigo y ante eso, lo mejor que podemos hacer es todo lo contrario, hay que aliarse con uno mismo, saber que siempre estaremos ahí, eso es lo bueno y lo malo, uno no puede huir de sí mismo, por ello es fundamental hacer piña.
Igual alguno al leer esto piensa que se me ha ido la cabeza al hablar de uno mismo como si fueran dos, pero durante la oposición se pasan tantas horas solo que empiezas a conocer cómo funcionas, sabes que el día va a ser bueno o malo con solo abrir el ojo, empiezas a aprender cómo tratarte, cuando tienes que ignorarte, cuando parar dos minutos para echar dos lágrimas y seguir estudiando. La oposición te da un conocimiento de ti mismo increíble, y eso es lo que hay que aprovechar para pasar el bache, hacer piña y tratarse bien.
A todos aquellos que hayáis suspendido, independientemente de que hayáis decidido dejar la oposición o intentarlo nuevamente es importante que de vez en cuando alguien os diga:
- Has hecho un esfuerzo increíble por llegar hasta aquí. ¡Enhorabuena!
- Sacarse la oposición es una opción, pero resulta que hay muchas más, nunca sabemos cual es la que nos va a hacer más felices.
- A veces las cosas malas que nos pasan son la antesala de lo bueno que está por llegar.
- Igual tenías que suspender para aprobar en la siguiente y enamorarte de un compañero de tu promoción o para conseguir una mejor plaza.
- Puede que tuvieras que suspender para darte cuenta de que tu destino era otro.
- La rabia que sientes hoy terminará pasando y todo esto se convertirá en una experiencia más, en una anécdota de todo lo que te queda por vivir.
Y finalmente, una frase que me encanta, y que aunque es muy obvia es necesaria repetírsela de vez en cuando: NO HAY QUE AGOBIARSE TANTO EN LA VIDA, NADIE SALE VIVO DE ELLA.
No hay fracasos definitivos, solo obstáculos que hay que ir saltando. ¡A SALTAR TODOS!

11 comentarios:

  1. Que razón tienes, te felicito por el blog! Existen blogs para opositores pero casi nunca hablan de la otra situación de la y ¿si no apruebas? Estan muy bien tus reflexiones, necesarias para coger con optimismo la otra cara de la moneda.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que lo que cuento pueda servir a alguien. Cuando yo dejé la oposición me vi en pleno abismo, sin saber por dónde tirar, pero luego resulta que somos más fuertes de lo que pensamos y que la vida es una sucesión de decisiones y ninguna es la mejor ni la peor.

    ResponderEliminar
  3. Me he emocionado leyéndote al recordar el día que suspendí, estaba tan perdida que no sabía cómo pasar el día, qué hacer y qué pensar. Me machaqué mucho por no haberlo conseguido. Yo he decidido seguir, pero se lo que se siente cuando te das cuenta que sólo sabes estudiar.
    Por cierto, al principio hablas de una amiga que suspendió, pues era mi compi de oposición!! Las dos preparamos juntas para el examen! Que pequeño es el mundo!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si? menuda casualidad!!! El mundo es un pañuelo!! mucho ánimo! nos vemos en tu blog o en el mio :D

      Eliminar
  4. Hoy estoy descubriendo tu blog, aunque sigo opositando me siento identificada con muchas de tus entradas, en esta especialmente con la frase final (es la q encabeza mi descripción en instagram) y sobretodo el tema de tener "x" años y no haber trabajado en la vida...es algo que me reconcome. Una de las peores cosas que puede hacer un opositor y cualquier persona en la vida es esta juzgándose constantemente y sintiéndote culpable por todo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Durante la oposición hay que aparcar las rayadas mentales de los años que tengo, los años que llevo, los años que me quedan... simplemente luchar! Está claro que muchas veces somos nuestros peores enemigos...con 40 de fiebre estamos tirados en la cama sintiéndonos culpables por no estar chapando.
      Para lo bueno y para lo malo estamos hechos de otra pasta.
      Mucho ánimo y mucha suerte!!!

      Eliminar
    2. Caerylevantarseotravez30 de enero de 2016, 8:28

      Hola. Andaba buscando algo que definiera mi estado de ánimo. Después de llevar más de 5 años opositando, planificando los meses, años, para que el día del examen no haya equívocos. Llevarlo todo muy machacado, después de mis anteriores caídas. Creer que has superado cualquier obstáculo. Y llegar el día del examen y que te echen a la primera de cambio, todavía no encuentro el sentido. Esa sensación de lo has dado todo y te han echado, de lo hiciste bien pero no fue suficiente. Del factor que se te escapa de las manos. Ese factor suerte, o como se quiera llamar. Cómo superar otra vez una caída así. Esa sensación de has fracasado, de estar más perdida que nunca, de intentar levantarse cuando apenas quedan fuerzas. La oposición nos enseña muchas cosas, puede salirte bien o mal,y quien no está dentro es difícil que comprenda esta sensación. Gracias por tu post.

      Eliminar
  5. Buenas...Ya escribí y quería comentar a todos como me siento ya que seguro que le haya pasado como a mi me entenderá...oposité dos veces (maestra) aprobé y no conseguí plaza. Este año había muchas plazas , me armé de valor para volver a intentarlo aunque cada vez te desgasta este sistema más. Era buen añó, salí más contenta que nunca, pues aunque me aprobaron raspando fue una nota tan baja que desde ese momento mi mundo se paró, ya no opto a plaza, reclamé ya que pensaba que era una equivocación aunque temía que no, sus motivos era que no dije tal y cual y si lo dije. No tengo consuelo, llevo hundida una semana sin ganas de nada,nunca he estado hundida de esta forma, mi ánimo ha caido en picado, mi ilusión y no puedo aceptar o conformarme con la nota y no hay otra, es tan deprimente, cuando has dado todo, cuando has dado lo mejor y de la mejor forma y que esta vez me hayan valorado tan poco que no sé como salir de este pozo del que me encuentro, aunque me dicen que intente vivir deconectar, dejarlo a trás, será que lo tengo reciente peor NO PUEDO.... es horrible, seguro muchos me entenderéis...no sé cómo ayudarme a mi misma ya que sé que si yono hago nada nada cambiará.... me han destrozado...

    ResponderEliminar
  6. Qué decir después de leer todo lo de arriba. Creéis de verdad que compartir el hastío y la miseria, ¿ puede conducir a algo ?
    La verdad, es que no lo sé. Pero si que me ha gustado leeros, y descubrir que la mayor larte de la gente reacciona igual. Esa sensación de estar en la cama del hotel, fuera de casa, despues del examen, saber que es lo UNICO que has hecho y por lo que has luchado durante gran parte de tu vida adulta, ( Si no entera ), no saber que hacer al dia siguiente, pero aún asi, por vicio o por masoquismo, sigues yendo a la Biblioteca con tus bolis y los tapones de los oidos...

    Ese mirar atras y no saber por qué. Ver como gente a tu alrededor lo ha ha conseguido si ser, demostrar o valer ni la mitad que tú...

    Podria continuar, pero para qué. Ese Para qué que se va alargando despues de ver la lista de aptos y no encontrar tu apellido, despues de haber dejado trabajos, parejas, y Vida por una pasión, que siempre se te escapa al final. Ese haberlo dado todo, en tu vida, para terminar dándote miedo a ti mismo, y pensar en qué momento decidé dedicarme a esto, y cuando pensé que podría conseguirlo.

    Nos hunden, nos destrozan, nos amargan, pero por lo menos habremos dado todo lo que teniamos, y toda nuestra pasión por ese trabajo que tanto nos gusta, creyendo que haciamos lo correcto por nosotros mismos. Y bien merece la pena.

    He disfrutado, por decir algo, al leeros a todos.

    A seguir navegando.

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente, un aplauso para ti. Y enhorabuena por tu blog. Yo tengo otro de la vertiente opuesta(más o menos), si te apetece leerlo te dejo la dirección Opositoralcnp.blogspot.com
    He dedicado nueve años de mi vida a opositar para cumplir un sueño y al final no lo he logrado. No es adiós pero quizás tarde un tiempo en volver a esa opo.
    Me he visto muy identificado con tus palabras, un opositor veterano se conoce demasiado bien y sabe cómo va ir el día nada más despertarte. Muchas veces pienso que la gente no tiene ni idea de lo duro que es ser opositor tienes que luchar tanto tantísimo contra ti mismo que al final del día acabas extenuado y lo peor es que muchas veces no consigues evadirte en los momentos de ocio. Quizás lo peor es que salvo que la opo tenga bolsa de trabajo (que no es mi opo) simplemente saltas al vacío esperando aprobar con tu esfuerzo sin tener en cuenta que te puedes "matar" si la.suerte te es esquiva. En fin, no me enrollo más. Felicidades por tu blog y que tu nueva etapa se feliz.

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos,
    Después de más de 3 años preparándome unas oposiciones. Me han suspendido en el primer examen. He sacrificado todo ese tiempo de dejar de estar con mi esposa y mis amigos, para estudiar. Siempre estudiando. Todos los días del año, no importaba si eran festivos o estábamos en Navidad, yo siempre allí en la Sala de Estudios de la Caixa, en el Campus de Guajara de la Universidad de La Laguna, horas y horas. Salía de mi casa a las 7 a.m. y regresaba a las 10.00 p.m., practicamente todos los días..., y cuando enfermaba iba enfermo y cuando no he podido ir, sentía que traicionaba mi trabajo. Aunque no lo hago, tengo unas enormes ganas de llorar, me da muchísimo sentimiento mirar para atrás y recordar todas las horas que no he podido disfrutar y compartir con mi esposa o con mis perritas. Todo ello, por una ambición, todo por aspirar a un trabajo que te de estabilidad. Tengo 53 años y aunque hoy esté de rodillas, no pienso quedarme así siempre..., y en cuanto pasen unos días, volveré a levantarme y buscaré otro objetivo a alcanzar. Retomaré mis estudios de Derecho y si otra oposición se presenta en mi camino, iré a por ella..., pero mientras eso ocurra, me dedicaré a vivir, porque después de una oposición sigue existiendo una vida por vivir. Pero no pienso renunciar al noble de sueño a properar y superarte como persona. Espero que pase lo que pase..., núnca dejeís de aspirar a vuestros sueños de superación. Saludos a tod@s

    ResponderEliminar